camiseta de baloncesto de kobe bryant

Sus números tras ocho partidos no dejaron lugar a la duda razonable: 117 puntos anotados y 73 recibidos de media por partido. Carter llegó al pabellón tan solo media hora antes del evento, acalambrado de un viaje con más personas de lo legalmente permitido metidas en el mismo vehículo y sin una hoja de ruta fija para el concurso. Fue la primera vez que no le silbaron como visitante, aunque en 2014, una década después de su marcha a los Nets, varios medios iniciaron una campaña titulada Ya es hora de perdonar a Vince. En ese momento, Toronto era un páramo aunque él tenía allí a su primo lejano Tracy McGrady, que había sido elegido por la franquicia canadiense un año antes. Calde fue testigo de la obsesión de Toronto con Vince.

El proceso culminó en 2004, cuando Vince fue traspasado a los New Jersey Nets y la afición de Toronto entendió ese movimiento como una declaración en contra de su ciudad, de su país. “En mi primer año, en 2005, todo el mundo hablaba de lo mismo, de Vince. El capitán demuestra así la admiración que sentía sobre el ex jugador de los Lakers, referente para todo el mundo del deporte y no solo del baloncesto. Vince frenó todos esos planes, Vince se metió al mundo de baloncesto en el bolsillo con tres vuelos inverosímiles: el 360, la suspensión por debajo las piernas y, para cerrar el chiringuito, su codo dentro del aro. Vince aterrizó en la NBA en el número cinco del draft de 1998, elegido por los Golden State Warriors.

De’Aaron Fox fue partícipe de una de las mayores remontadas de la historia de la NBA. Cuando se mordía el labio, durante esos cinco segundos, decidió cambiar su primer mate, un instante que transformó para siempre su historia y, de rebote, puso a Canadá y a los Raptors en el mapamundi del baloncesto del siglo XXI. Tan solo cinco segundos tardó Vince Carter en dejar ojiplático a la parroquia NBA congregada en la bahía, en levantar del sofá a los feligreses que le dieron una oportunidad al baloncesto esa noche. Sin duda, Vince era el tipo más popular del baloncesto canadiense, y se podría discutir que también lo era a lo largo y ancho del territorio NBA.

En el draft de la NBA de 1996, Charlotte Hornets lo seleccionó en la decimotercera posición. Fue traspasado inmediatamente a los Raptors a cambio de Antawn Jamison, camisetas retro nba excompañero suyo en el baloncesto universitario y número 4 de ese draft. En Canadá, la apuesta por el baloncesto fue doble desde la fundación de los Grizzlies y los Raptors en 1995. En Vancouver, los Grizzlies sufrían con el éxito del vecino como farolillos rojos de la liga. En 1999, Carter fue elegido Rookie del año y un año después, además de situarse en el mapa mental del aficionado al baloncesto con sus mates de fantasía, lideró a la franquicia hacia su primera aparición en los playoffs.

El sábado será el turno para los concursos de habilidades, triples y mates. El mallorquín tuvo palabras de elogio para sus logros deportivos y recordó la amistad que les unía gracias a Pau Gasol. Pau Gasol recibe un golpe del turco Okur, en el último Lakers-Jazz. Kiki Vandeweghe sustituyó a Barrise en el banquillo el 4 de diciembre, con el veterano Del Harris como nuevo asistente. Poco después de su momento más dulce como Raptor, Vince sufrió lo que otros muchos profesionales del deporte tienen por su mayor pesadilla: la aparición de las lesiones. Su primo Vince al menos ya lo sabía de antemano. 22:27 Minuto 71 – Menos de 20 minutos para el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *